8 may. 2010

CUANDO TENGA 64 AÑOS




-“Así como me ve, con esta estampa, soy un tipo feliz. No me puedo quejar de cómo me ha tratado la vida. Dos matrimonios, un hijo. Después de mucho penar, conseguí mi techo propio. Bueh, ahora se lo quedó el pibe. Hay que ayudarlo, ¿no? Si, a los hijos hay que ayudarlos. A usted se la ve bien. En algún punto me hace recordar a mi querida Elsa, Dios la tenga en la gloria y no la suelte. ¡Que mujer! Si me habrá hecho la vida imposible. Comé, vení para acá inútil, al final no servís para un carajo. Todavía resuenan en mis oídos esas palabras. Pero en el fondo me quería, aunque en la cocina y cerca de ella, no tanto. Pero siempre le deseé lo mejor, y Diosito me escuchó y la llevó al mejor de los lugares. Ud. parece de pocas palabras, ¿la aburro con mi relato? Bueh, le decía. Luego de su partida el pibe cambió un poco. No sé. Por ahí fué, que empezó a salir con la que ahora es mi nuera. Linda piba, un poco atrevida, con ambiciones de estrella. A pesar de tener pinta de rápida, no salía nunca del departamento donde vivía sola. Especialmente de noche, y juro que no se movía de ahí, porque el Cacho a la hora que la llamara, la encontraba. Creo que en el fondo lo hacía, aparte de aprovechar para estudiar no se que corno, para que el bepi no me dejara solo de noche. Y bueh, después de un tiempo, lo quise ayudar y me vine para acá. No lo jodo más, no le doy laburo. Ahí a la piba me pareció que no le gustó mucho. Se debe haber deprimido, porque dejó los estudios y ahora están en el que era mi departamento. Pero siento que los ayudé, ya que ahora a ella le queda tiempo para ir al gym y entrenarse para no sé que cosa. Catering, ah no, casting, eso, casting. Pero a ud se la vé bien, ahora que estamos acá, podríamos cenar, ¿le parece esta noche?

- Don Andrés, le dije que no insista, que Doña Carlota es sorda. Vamos que ya es hora de su baño y luego a cenar.

- Tenía razón el bepi, esto es como una spa de lujo.

4 comentarios:

  1. ¡AY! Que duro, que duro. Y pensar que la mayoría terminamos ahí, aunque digamos, no, a mí no!
    Lo bue si bre, dos veces bue, Piper.
    Saludetes

    ResponderEliminar
  2. es fuerte. y triste. pero en definitiva hizo lo que quería. y vio lo que quería de su hijo...y es feliz. impecable como siempre piper.
    Salutessssssss!!!

    ResponderEliminar
  3. yo corretearía a las enfermeras impunemente. jeje

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por sus comentarios, la verdad , es que la intención es que fuera gracioso, con un trasfondo no tanto alegre. Pero a todos los que lo leyendo le spareció triste por diversos motivos. Jaja, mas vale que no apunte aganar guita porque sino me fundo. Saúde para tudos e tudas.

    ResponderEliminar