22 nov. 2011

COMO RAMA SUELTA

 
Con los pies violetas del frío, crucé la calle esquivando las olas.
Olas desubicadas, qué hacen por aquí?
Tengo que encontrar a Lupo. Sé que me está esperando. Iba por su alimento cuando la tormenta me alcanzó…
No se veía nada. El entorno era tan ajeno que me llevaba como rama suelta. Sé que perdí el rumbo. Sé que no sabía dónde estaba. Pero Lupo lloraba en mis lágrimas desesperadas, y sólo quería abrazar su pelo atigrado.
Corrí a ciegas, pateando cosas bajo el agua negra. Ya no sentía dolor. El ansia me empujaba como un grito y sólo quería llegar. Un rayo azul casi me ciega, pero logró que vea el camino.
Ahí fue que atravesé paredes que me desgarraron. Y vi mi sangre mezclarse con la mugre.
Vislumbré una manera mediocre de morir. Y no me gustó. A dónde iba? Ahí. Ahí voy.
Una eternidad. Una eternidad, resultó ser el mientrastanto; hasta que lo vi. Entregado. Medio muerto. Con los ojos entrecerrados diciendo a gritos no poder más.
Hay gente que no sabe lo que es no poder más.
Redundan en actitudes devastadoras, como gracia, como signo de poder.
Arremeten con sus psicosis impunemente, ignorando los límites ajenos.
Son sencillamente asesinos de naturalezas…
Ver a mi perro fue como despertar de un sueño reparador. Lo alcé y le di todo lo que tenía para él.
Salimos de ese infierno, arruinados pero vivos.
Y sus orejas me sanaban el alma.
Y sus suaves lengüetazos hacían que todo tenga sentido.
Hoy los dos sabemos que nos une una fuerza superior a cualquier tormenta.
Somos cazadores. Somos sobrevivientes. Estamos alertas.
Y disfrutamos cada minuto de esta vida incierta.
lupus1
Brahms: Violin Concerto Op.77 Allegro non troppo by Brahms on Grooveshark
Cla9
14.11.11

3 comentarios:

  1. Tu Lupo se parece a mi Zack, salvo que yo no lo encontré nunca más. :-(

    ResponderEliminar
  2. que lindo clau, estas escribiendo muy, muy bien, un placer tu poesía. besos

    ResponderEliminar