6 sept. 2009

Memorias de una tarotista frustrada. 2

El karma.

Una de las primeras cosas que aprendí en el curso de Tarot online fue este asunto del karma.

“Karma son esas lecciones que no hemos podido superar y se nos vuelven a presentar vida tras vida hasta que las resolvemos” escribía mi maestra Maggie en la lección dos. “Escuchemé una situación.- le preguntaba yo- esto del karma, es hereditario? Existe algo así como el karma familiar? “

Cuando la maestra me mandó un memorándum de dos carillas para decirme que si, que algo de eso había, entendí los lazos kármicos que siempre tuve con el tío Julián. El menor de los hermanos de mi viejo o “ese atorrante, vago, haragán, vividor y parásito” según mi vieja.
-¡Pero Clarita, no ves que yo no tengo suerte!.- contestaba él- ningún negocio me sale bien, el día que yo ponga una fábrica de sombreros nacen los pibes sin cabeza!. Y dicho esto- que era su frase de cabecera- salía termo en mano para la piecita del fondo cruzando el patio, que era su hogar desde que los abuelos lo rajaron de la casa grande, cansados de mantenerlo.

La lección kármica del tío Julián era la misma que la mía. Yo nunca daba pie con bola con mis emprendimientos. Tenía ideas fabulosas, pero al momento de concretarlas siempre algo salía como la mierda.

En el 88 cobré una plata de la sucesión de mi bisabuela y puse un almacencito. La hiperinflación del 89 me dejó culo para arriba con dos kilos de azúcar, las estanterías, la heladera y la cortadora de fiambre como todo capital. Vendí el equipamiento en un remate y monté un taller de confecciones. Cuando el turco abrió el grifo de la importación y empezó a entrar la ropa coreana a dos mangos con cincuenta de costo y me tuve que meter los vestiditos artesanales con cuellitos pintados a mano en el culo. Rematé toda mi producción a menos del costo y empecé a comprar baratijas made in corea-china-taiwan a 0.50 en el Once para venderlas a 2 pesos. Nunca en mi vida vi venderse tanta porquería junta pero algo de plata me quedaba. Fue entonces que me separé y el cuerno seco de mi marido me reclamó la parte. Con lo que me quedó armé un salón de fiestas para alquilar y lo inauguré a principios de diciembre del 2001. De la Ruina se tomó el palo y yo me quedé sentada esperando clientes. Nadie festejó nada ese puto fin de año. Nadie.

En tres meses vinieron tres a personas a pedir presupuesto para cumpleaños y cerré trato con uno.

Con un capital cada vez más reducido, desmonté el salón de eventos y abrí una feria americana en mi casa. El desfile de cogotudas que venían a venderme ropa en autos importados fue impresionante. Venían de noche o muy temprano a la mañana y con anteojos oscuros porque si alguien las llegaba a ver ahí era un quemo, ¡imaginate!.
Fue Marita, la pituca del Mercedes Benz que venía a venderme algo cada vez que tenía que cargar nafta, la que me habló tanto de Rosita la vidente que me entró la curiosidad y una tarde la fui a consultar.
-Veo un aura luminosa…mucha luz sobre tu cabeza, veo una persona muy especial, con mucho poder- me dijo ni bien entré.- pero también veo envidia a tu alrededor… todo te resulta difícil…todo se traba…tus negocios salen mal…veo una energía oscura…
- Concretemos.-le dije, podrida de que me cuente la historia que nadie mejor que yo conocía.- ¿Me hicieron un daño? ¿Cómo se puede arreglar?
Como todos sabemos, la clásica frasecita argenta tiene una única respuesta: xxxx pesos.
En ese caso fueron 300, o sea el producto de mis ventas de una semana.
Pero lo más sorprendente fue que a medida en que la tarotista desplegaba su mazo encima del mantelito rojo, las cartas empezaron a hablarme. Yo sabía lo que me iba a decir antes de que me lo dijera. Es más, me di cuenta que en algunos casos la bruja trucha decía todo lo contrario de lo que los arcanos decían. No se como hice para contenerme y no putearla.
Salí de lo de Rosita derechito para la santería, me compré un mazo de tarot marsellés y empecé a practicar. Mis amigas se quedaron tan chochas con mis aciertos que se corrió la voz y pronto tuve cola de amigas que nunca en la puta vida me habían dado bola que venían a romperme todos los santísimos días con las tiraditas y no me daban ni las gracias.
Fue ahí que decidí profesionalizarme. Empecé un curso online para tener el diploma, colgarlo de la pared y empezar a cobrar. En dos meses hice los dos niveles que a otros les llevaba un año. Colgué el diploma. Repartí folletos.
Se me llenó de gente. Pero de cobrar, minga.
No podía cobrar un solo peso. Algo superior, algo que no dependía de mi voluntad, me impedía decir “es tanto” yo decía como una boluda “no, dejá, dame lo que puedas”. Y lo que podían era siempre una miseria.
No me quedó otra que recurrir a mis virtudes de vidente para resolver el intríngulis de mi karma. El causa-efecto, la lección que vida tras vida me venía ganando por knock out.
Continuará

22 comentarios:

  1. ¿Cómo les va a decir "dame lo que puedas"? ¡Para eso vaya a una plaza y haga Tarot a la gorra!
    Yo le quiero preguntar algo: ¿las tarotistas pueden tirarse las cartas a si mismas? Porque si es así, puedo ver si la suerte me va a sonreír en tal o cual emprendimiento, y no ando tirando manotazos a lo desesperado.
    Besos.
    ¿Y la tiradita para cuando?

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaja, me estuve riendo todo el rato que tardé en leer.

    "Tiradita" de palabras escritas; para eso tienes un aura y un karma que ya quisieran muchos, ¡mire usted!.

    Es tronchante :-)

    Besos!!

    GALLEGOLAND

    ResponderEliminar
  3. Pero Don Checho, usté no comprende lo que es un trauma kármico, y encima con lazoa familiares!! no podía cobrar, y no podía, que quiere que haga?

    Claro, las tarotistas podemos, y de hecho, debemos hacernos tiradas a nosotras mismas, pero cuando yo emprendía esos negocios, todavía no era tarotista, me esplico lo que le digo?
    La tiradita? Poniendo estaba la gansa, le suena? Ahora si puedo cobrar, pero me falta contar la parte donde resolví el problemita este del karma.


    Gallegoland,si usté supiera! jaja cuanto de verdad hay en estas tiraditas de palabras, jajaja!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Galle, lo de "tronchante" tiene algo que ver con el fallo que despenaliza el consumo personal de marihuana?
    Negra, hagamos una cosa: Vos te ocupas de la tiradita y yo de cobrar. En otras palabras, vos sos Olmedo y yo la Salomón. Te va?

    ResponderEliminar
  5. Howlin, era una buena solución, pero llegaste tarde,¡¡ya tengo secretario!! hubo alguien que se avivó antes que vos...jajaja
    Pero no me hagas adelantar capítulos, che!

    ResponderEliminar
  6. Buenisimo!!!
    todavia no sé como llegue a este blog pero me voy prontito a practicar con las cartas de barbie de mi hija... no llego a pagar las expensas.
    Y si no podes cobrar yo lo hago por vos, si lo hacía el Manosanta porque nosotras no!
    Te dejo un beso... me decis por donde vuelvo a casa????

    Besote!!!
    Athenea (de Clarinete)

    ResponderEliminar
  7. que mal, despues de dejarte el comentario leí el de Howlin, bue, otra vez será u otro curro será

    Athenea

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja ya quiero leer el próximo capítulo, así que te cuesta cobrar? entonces voy yo así me decis "a voluntad" como dicen muchas jajajaja, y es cierto, a veces la "voluntad" de los demás es paupérrima, besos

    ResponderEliminar
  9. Athenea de clarinete, yo sé como llegaste, te puse una trampa y caíste en la fosa! muahaha. Espero que hayas podido volver! Y si, pero Howlin también llegó tarde, se ve que hay mucha vocación de ayudants de manochanta por acá! jaja
    Anhir, otra que se anota! ja! no te digo yo!

    Besos enormes y gracias por engancharse con el humor!

    ResponderEliminar
  10. jaja como hago para saber cuando publicas la segunda parte???

    ResponderEliminar
  11. Any, otra que cayó en la fosa sin querer! jaja esta es la segunda parte, hermosa, yo te aviso la próxima. Besos

    ResponderEliminar
  12. y sos vidente dendeveras???? está guenaza la historia. viste next? con sólo ver el futuro ya algo se cambia... salutatis!!

    ResponderEliminar
  13. Si, Cla, dendeveras y de nacimiento, pero no "ejerzo" solo es un hecho natural que tomo con mucho humor. No vi Next, pero tengo una teoría personal con respecto al futuro. En esa teoría, el "destino" predeterminado no es tal, sino que es siempre resultado de la suma del pasado y el presente, y como tal, es totalmente modificable si corregimos "lecciones" del pasado y cambiamos actitudes en el presente. Lo que la mayoría de las videntes hace, es reunir datos del pasado y el presente del consultante y proyectarlos a un futuro "potencial". Ese futuro que se "ve" en las cartas es potencial y acotado a las circunstancias presentes, es decir "si siempre hacemos lo mismo no podemos esperar resultados diferentes".
    Ahora, con respecto al don natural de videncia, es otra cosa.
    Ahora pasá por caja que los chicos te cobran. jajaja

    ResponderEliminar
  14. chaaaaaaaaanfleee!!!!!!! (con mexican acent) por tutatis!! (con acento galo)
    ahora en serio: comparto absolutamente tu teoría personal, claro, movistar, nono, en serio. de verdad. pero.. recórcholis con tu don natural!!!! quemolamogollón!!! (sorry, todavía me dura el efecto de la fiesta de anoche..)

    ResponderEliminar
  15. jaja a juzgar por tus exclamaciones, debe haber sido una fiesta internacional! jaja chaaaanfle.
    Ahora, ¡ojo! que yo tengo una vida de lo más "normalita" porque nunca me ha interesado desarrollar esos "dones",por eso muy raramente hablo del tema, pero mi nieta viene reloaded, ella lee el tarot desde antes de cumplir los 3 años.
    Y NO ES LA ÚNICA...hay muchos chicos así hoy en día. :-)

    ResponderEliminar
  16. y para finalizar, jeje hay muchas investigaciones científicas actuales que aseveran que esto de "crear tu realidad" es perfectamente posible. O SEA, NI SUERTE NI DESTINO: EVERYTHING es creación nuestra, para bien o para mal. Pero este es tema para otro ámbito, besitooooos

    ResponderEliminar
  17. no, cumple con más champán que personas...
    qué impresión lo de tu nieta. y si, hay tendencia al susto cuando ven pa'lante. pero con ichinen (mezcla de deseo, energía y decisión) todo es modificable. salutes!!! (hoy ya estoy regia además 9-9-09...)

    ResponderEliminar
  18. Lo nunca creí en el destino, eso es de cómodos y loosers, jejeje
    Me gusta mucho la tarotista, Lils, ella es tan colorida, tiene esos recovecos, esos matices.
    p.d.: ponte a escribir tu novela o lo que se te cante que lo haces tan bien.
    p.d.2: el texto de la naranja por ejemplo y tantos otros dan prueba de ello
    glo

    ResponderEliminar
  19. Cla, más que "ver palante" es percibir lo que no es perceptible con los cinco sentidos.

    Glo, la tarotista tiene mucho de mí, pero llevada al absurdo. Y si, alguien dijo que la suerte es la excusa de los perdedores. (como de costumbre, no se quien fue)
    Gracias niña.

    Y ahora si, me voy a la costanérica con mi naránjica entérica. jajaja!

    ResponderEliminar
  20. Buenísimo Lils! Una radiografía de lo que pasaron tantos argentinos... pero sin los poderes de tu tarotista!!! Sigo pendiente.
    Cariños,
    Ceci

    ResponderEliminar
  21. Lils, leo todos los comentarios y me encuentro con que sos vidente... ¡Dios los cría y el viento los amontona!...
    Yo sueño... sueño cosas que anticipan lo que va a pasar... No le doy mucha bola tampoco y lo tomo como algo natural. A los más cercanos, a los que a veces les cuento, los aterrorizo! Jajajajaja

    ResponderEliminar
  22. Ah, Cecilia, los vaivenes de nuestra economía y nuestra endeble democracia! he pasado por todos ellos, pero fue un buen aprendizaje, ja!
    Yo no sueño, es más, me encantaría acordarme de lo que sueño, pero no hay caso. Fijate que el cuento "La casa tomada" de Cortázar, es un sueño que tuvo y lo contó tal cual. Yo no me definiría "vidente", me incomoda la palabrita, lo que yo tengo es una intuición muy afilada, un predominio del hemisferio cerebral derecho, eso es todo. A veces anticipo cosas pero despierta.

    Besos!
    PD: Que cuento de puta madre te mandaste hoy! jeje

    ResponderEliminar