3 dic. 2009

SIRENA


Ella no quería escuchar.
Quería ser sorda. Sentirse en una cápsula transparente; sólo ver.
Harta ya de las voces y los ruidos, quería sólo colores entrelazados; sombras y luces, brillos y opacidades. Formas. Relieves.


Quería dormir, dormir en silencio. Que el mundo se calle.
Quería concentrarse en sólo ser. O al menos eso creía.

No quería escuchar los estúpidos sonidos de la vida, que la hacían reír, asustar, latir. Enojar, bailar, vibrar. Caer y luego levantarse. Levantar a otro para luego volver a caer.
Porque estaba cansada. Algo la partió por dentro. Y no sabía arreglarse.

Ella sólo quería ver, ver en su cabeza los pasos a seguir. Sabía que el silencio le decía cosas, ésas que necesitaba para componerse.

El tiempo se volvía denso, como un grito más.
Cada minuto era como una caja llena de ruidos. Y cada caja que pasaba estaba más llena. Ocupaban espacios que la obligaban a quedarse quieta.

Tambores paralizantes retumbando en la cabeza.

Creía que sorda tal vez podría moverse. Actuar.
Atravesar los sonidos sin escucharlos, como debajo del agua. Ese silencio quería.

Ese día raro de septiembre fue cuando le empezaron a zumbar los oídos.
El aire no era suficiente. Y tuvo que mover.

Caminó hasta un taxi. Balbuceó: - hasta el río por favor.
Ahí fue cuando empezó a sentir esa luz en el medio de su cuerpo.

El agua estaba oscura pero cálida. Con solo tocarla notó con alivio que ya no tenía pies.
Entonces todo se calló. Y pudo respirar como nunca.

Mientras se sumergía, el agua le arreglaba el alma rota.

Ya no necesitaba nada. Al fin se sintió en casa.

Cla9
22/11/09


14 comentarios:

  1. ¡Pero yo te llenaba la bañera de casa y no te soltaba más! ¿Por qué irse tan lejos, eh?
    ¡¡¡HERRRRRRRMOSO!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo relato alfonsinista (por la similitud con Alfonsina, digo) Lo disfruté mucho.

    ResponderEliminar
  3. Glu glu glu glu...
    Así me siento yo cuando los gritos de Marcelo Tinelli y sus secuaces invaden mi realidad...
    Y así casi termino ayer con el temporal en Mardel...glu glu glu...digan que vivo en un 8 piso, asi que la única consecuencia fue que me quedara sin internet por 24 horas...¡y sobreviví!
    En fin, Cla, que toda esta cháchara sirva para hacerte saber que sos re-contra-bien-venida al círculo y que te queremos mucho.
    (AL FIN NO ESTOY SOLA GENÉRICAMENTE, AUNQUE TODAVÍA SEGUIMOS EN MINORÍA! :-)

    ResponderEliminar
  4. jaa!! adrían, la noche que lo escribí hice algo parecido, llené la bañera y me sumergí, con muchas sales... varias horas!! fue genial!! me alegro que haya gustado!

    ResponderEliminar
  5. qué bueno que lo disfrutó don enrique.. gracias!

    ResponderEliminar
  6. lils, veo que nos entendemos. por algo salió este cuentito!
    insisto que están locos porque no les llego ni a las pantorrillas... pero graciasgraciasgracias!!! lo estoy disfrutando esto de escribotear.. ja!
    salutes!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡A mi aire!... Eso fue lo que dijo Cela antes de soltar un sonoro cuesco durante una cena. Luego miró a la señora que tenía a su lado y dijo: "No se preocupe, señora, diremos que he sido yo".

    ResponderEliminar
  8. puedo ver la luz,no soy un elefante...
    ahora puedo sentir el amor

    ResponderEliminar
  9. Te vas Alfonsina con tu soledad...
    De una manera trágica se podria interpretar que se estaba suicidando,¿no?
    Eso es lo lindo de esto, a veces ponemos algo con una intención y el lector le da la vuelta total.
    ¿Cual era tu intención?
    Muy sugerente tu poema amiga, me gustó,,,

    ResponderEliminar
  10. se podría, pero no era la idea gerardwalt. era más bien una necesidad de mutación.. me alegro que te haya gustado!

    ResponderEliminar
  11. Una bella propuesta, el todo para dejar de ser y el ser en el sitio idoneo, un poema hecho cuento, gratísimo, felicidades

    ResponderEliminar
  12. un placer que te guste galara! gracias!

    ResponderEliminar