10 dic. 2009

TRAZOS

Un antipicasso desdibuja
Con mano criminal
Las líneas de tu rostro
Colgado en la pared
Blanqueando con lejía y querosén
El amarillo antiguo del papel.
La carbonilla se desprende y al caer
se va cuajando un amasijo
informe de recuerdos olvidados.
Lágrimas secas de aguarrás
Óxido y verdín,
Pegotes de barniz y hollín,
Polvo de risas muertas.
Restos de mi vida y de tu amor
Que arrastra el viento helado del invierno.
Trazos borroneados de todo lo que fue,
Apenas un esbozo de lo que pudo ser.

23 comentarios:

  1. AHHHHHHHHH (suspiro)
    Que beio, que beio!
    Muero con este poema, Henry.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. No te mueras que tenés que seguir posteando, no te hagas la chancha renga.
    Gracias y besugos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Era necesario romper el clima de esa manera? :-)
    Besugos, calamares y zamburiñas.

    ResponderEliminar
  4. Los besugos, clamares y zamburiñas, en una buena salsa de vieiras, regadas por un buen albariño o el vino blanco que más te guste (pero que no sea dulce, que no pega) también producen buen clima, menos trágico, incluso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hecho! me cruzo el Atlántico y en un pis pas estoy ahí.
    jaja!

    ResponderEliminar
  6. Aquí la espero, firme como corbata de muerto.

    ResponderEliminar
  7. ¿Andamos con hambre? Yo me comería unas tapas, ya que estamos. Y que el vino no me pegue. La primera vez que escucho hablar de un vino boxeador.
    ¿Qué es una zamburiña?
    Me gustó el poema. En verdad me gustaron algunas palabras, como antipicasso, porque yo de poemas ni fu ni fa.
    Besos.
    Ya estoy nuevamente en el eter. La proxima posteo yo.

    ResponderEliminar
  8. Vamos por partes, dijo Jack The Ripper. Lo de las tapas, tampoco es problema, vengasé y le hacemos.
    Lo del vino boxeador no lo agarro, el box no es lo mío y vivo le3jos. Supongo que habrá algún púgil llamado albariño.
    Me alegra que le haiga gustado el puema.
    Una zamburiña es un molusco bivalvo, o sea, que tiene concha... Pero no se le ocurra hacerse el gracioso y empezar a llamar Zamburiña a su señora. Y ojo con el éter, no me se vaya a dormir justo ahora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No hay nada más feo que andar explicando los chistes, aunque estos sean malos. Le explico: al decir usted cualquier vino (pero que no sea dulce, que no "pega")saco a cohalición que debe ser un vino peleador, de agarrarse a piñas, malo, patotero, buscaroña.
    Pero claro, no un chiste muy bueno, pero hay que ponerle un poco de ganas, compañero.

    ResponderEliminar
  10. Adriaaaaaaan!! que bueno que estés nuevamente en el éter (que lástima que Enrique se me adelantó con el chiste sobre el éter) justo cuando yo me voy por una semanita o más. Espero llegar a tiempo para mi turno, y si no ya sabéis, reemplazadme para beneplácito de los lectores.
    Saludos bibalvos para todos y buena vida.
    Volveré.

    ResponderEliminar
  11. ohh, qué hermoso!!!! y qué triste... bellobello!!
    salud!

    ResponderEliminar
  12. cla9:
    Chas gracias por sus conceptos.

    Lils:
    El Súper Ratón, Mickey, la ratita presumida, el ratoncito Pérez, el Topo Gigio y la legión de ratones que seguían al flautista de Hamelin circulan ahora por mi afiebrada cabeza por su culpa.
    ¿Cómo es un saludo bivalvo?

    Adrián:
    Tampoco es tan malo, lo que pasa es que es demasiado intelectual para mí.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, se jutnan las manos así y luego se abren y se cierran así.
    Más gráfica no puedo ser.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por la fina voluntad, peo esto es como explicar el chiste de Adrián.
    Me voy a dar una ducha fría.
    Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  15. Quiquín, lo parió me gustó muchiiiiiiiooooooooo a pesar de no conocer mucho tu veta poética, yo con los bivalvo ni ahí, es que son bi ¿viste? jajaja, besugazasos

    ResponderEliminar
  16. Jánir:
    Yo tampoco conozco mucho mi vena poética. En realidad, he escrito dos o tres bobadas como esta y nada más, porque la poesía me da bastante trabajo y me parece muy difícil, aunque a lo mejor lo sigo intentando.
    Muchas gracias por estar ahí, como siempre.
    Un besotón.

    ResponderEliminar
  17. Cierto, el vivir largo o corto, nos arrastra y despoja. Nada somos. Se pretende ser algo; y, equivocados, damos tumbos. Vivir, debiera ser: absorber,sentir, percibir, probar y padecer. Si se me apura, barruntar; volviendo de nuevo, a hacer, de tu entorno, una parte de tí; claro, sin perder la jocosidad del momento.

    ResponderEliminar
  18. Un poema delicioso, de esos que merecen disfrutarse varias veces. Imagenes bien escogidas y un tobogán de emociones perfectamente diseñado.
    Me gusto Enrique, un abrazo...

    ResponderEliminar
  19. Geno:
    Concuerdo con tus dichos. Muchas gracias por la fidelidad. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Walter:

    Me alegra mucho que te haya gustado. Yo, en verdad, no le tenía ninguna fe, pero eso me pasa con casi todo lo que escribo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Que belleza y que aire de atelier le imprimiste amigo mío.
    Me gusta tu poesía y mucho, tiene nostalgia (la del tango)y ese touch irónico que te distingue.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, Mónica. En esto soy un advenedizo (en lo demás también, pero lo disimulo mejor)y me falta mucho para alcanzar cotas decentes.
    Un beso.

    ResponderEliminar