8 ene. 2010

TE OÍ CANTAR

Te oí cantar,
tus ojos no me vieron.
Tu voz me atravesó de lado a lado,
tus ojos derramaron sus lágrimas de miel
rompiendo el dique
de mis lágrimas de vino.
Mi alma, que se muere y resucita
y vuelve a morir en dos por cuatro,
que es un ocho,
un firulete fatal en tu garganta.
Tu aliento en do menor
llenó de niebla y humo
mis pulmones secos, desinflados.
Después, lo presentido,
el beso que no quema y un adiós
hacia un mañana incierto.
Tus pasos hacia el norte,
los míos hacia el sur,
buscando el mismo amanecer,
gambeteando baldosas mojadas
con garúa de utilería.
Los dos ardidos en la hoguera del final,
sin lágrimas, sin voz...
sonámbulos... sin piel...

24 comentarios:

  1. ¡Chan-chan! ¡Esto e' un tango, viejo! Mire, se me puso la piel de poyo, se me puso. ¡Que grande el Enrique!
    Y si la Anhir le deja besos en la mejilla, ¿por qué yo no?

    ResponderEliminar
  2. Hermoso, Henry! Sabe que? Ultimamente me ha empezado a gustar mucho el tango (algunos tangos) ¿será la edá?
    Luego le voy a compartir un poemita medio en solfa que escribí hace poquito en otro blos.

    PD: Creo que sé quien es la que cantaba. :-)

    ResponderEliminar
  3. Se puede imaginar uno hasta la música mientras lo lee. Grande Enrique.

    ResponderEliminar
  4. Bese nomás, Don Adrián, que yo tengo las mejillas tan amplias como su frente, y si con dos cachetes no fuera suficiente, tengo más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lils:
    Decía mi viejo que el tango gusta a partir del momento en que uno empieza a tener historia detrás, y yo creo que tenía razón. No me malinterprete, que no la estoy llamando vieja (también lo haría conmigo, porque usted a mi lado es una piba)
    Mande cuando quiera su poesía, que será bienvenida.
    No creo que conozca a la musa, porque en realidad eran dos. A lo sumo, puede sospechar de una.
    Un besazo rantifuso.

    ResponderEliminar
  6. Pipercoz:
    ¡Caramba! Menudo elogio el que me hace. ¿Seguro que no tiene la radio puesta por algún lado?
    Muchísimas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Que lindo el cachetito con raya al medio! ¡Una pechochura!

    ResponderEliminar
  8. ¿A que nunca la habían dicho "kiss my ass" con tanta elegancia y finura?

    ResponderEliminar
  9. Uh, Enriquito, yo de ingles voy para atras. A mí si no me pone los subtítulos abajo...

    ResponderEliminar
  10. don henry, maestro, es un poetango hermoso!! si tiene algo de útil la nostalgia es el arte que puede inspirar.... salutes!!!

    ResponderEliminar
  11. Gracias Claudia. Coincido plenamente con su juicio. Y no me llame maestro, que apenas soy un analfabestia ilustrado con tatuajes de chicle.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Adrián:
    Me parece que usted no sólo con el inglés va patrás.

    ResponderEliminar
  13. Cuanta verdad en los comentarios Enrique,se oye detrás de ese poema lindísimo, un tango,un violín que llora y el bandoneón que rezonga suavemente...
    Todo un combo para que a uno se le nuble un poco la visión,vuelva a leer la poesía y diga por lo bajo ¡Maestro!
    (una consulta: ¿Me voy a lavar los platos ahora)
    Cariños.

    ResponderEliminar
  14. Mónica:
    Muchas gracias, maestra. Al final, me voy a terminar tomando en serio a mí mismo, a este paso.
    ¿A lavar los platos? Ni hablar. A seguir escribiendo y pintando, que el detergente es biodegradable y desaparece y tus obras no.
    Gracias por pasar. Cariños.

    ResponderEliminar
  15. Es precioso lo que escribes pero...prerdona mi atrevimiento pero es eso lo que estas sintiendo?

    ResponderEliminar
  16. Gely:
    Muchas gracias por pasar y dejar palabras tan bonitas.
    El texto es viejo, tiene ya unos años archivado y, por otra parte, no siempre escribo exactamente lo que siento, ni lo dirijo a alguien en especial. Lo bueno de escribir es que se pueden cambiar las cosas a placer: hechos, circunstancias, tiempos, maneras de ver, etc. No escribo exactamente lo que siento, pero sí que siento lo que escribo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  17. Sin lagrimas, sin piel, sin voz...Sin palabras Enrique,¡Hermoso!

    ResponderEliminar
  18. Quiquín, te leo y me hago la imagen de tus palabras, entonces me viene una frase de un tango de los hermanos Espósito "luego la verdad, es resfregarse con arena el paladar.. dan ganas de balearse en un rincón"
    Excelenteeeeeeeee muchacho loco!!!, te mando más besitos, que sean tibios por todo el frío que dicen hace por allí, smuackssssssss

    P.D.: Mandame por mail la dire de tu new page

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, Walter, honor que me hace.

    ResponderEliminar
  20. Jánir:
    Hace un frío de la masita, y hemos tenido algo de nieve (donde yo vivo, muy poca), pero tanto en el laburo como en casa hay calefacción y se está bien. El problema es cuando uno sale.
    ¿Qué new page? Mi blog es el mismo de siempre. Como no haya salido en "Policiales"...
    Gracias por los besitos, que se retribuyen, duplicados.

    ResponderEliminar
  21. Jánir:
    Menos mal que aclaraste, porque si después de leer el texto te dieron ganas de balearte, mamma mía...

    ResponderEliminar
  22. Me extraña araña Quiquín, conociéndome está de más hasta pensar que pueda salir de mí el tener ganas de "balearme", si no se me pasó por la cabeza antes a esta altura del partido lo dudo, jejejeje, y yo paso siempre por tu blog, el tema es que no tengo la dire del de harpo :-(
    Chéeeeeee que mal aclarándome que tenés calefacción, hubieras aceptado mis ósculos sin aclarar que oscurece, ufa, no pienso acosarte "textualmente" nunca más, snif snif, habré de guardar mis ósculos para alguien que no aclare como lágrima cuando yo tomo café negro, juaz, que día tengo lo parió, no se me entiende nada jajajajaja aburrrrrrrrrr

    ResponderEliminar