20 abr. 2010

SINAPSIS

det sn1

Inconexas. Sensaciones inconexas que paradójicamente se amontonan en mi frente. Producen un dolor vago, una molestia concreta.

Me refugio en los quehaceres (raramente cotidianos…) esperando la sinapsis pero nada. No hay ligue. Recurro a mis lecturas, a mis listas, al color. Y siguen ahí, reclamando su espacio a gritos ahogados, buscando aire en las lágrimas sin verter.

Saboreo un picor rancio con la mente, y las sensaciones mutan en memorias que aparecen como fotos arrugadas, escondidas, lejanas. Nada tiene sentido. Sigue la desconexión.

Busco en un baño caliente descifrar el ideograma imposible que se está formando. Trato que las burbujas reflejen lo que no puedo ver. Y me canso de trepar entre las risas, rescatando imposibles. Me canso de no escuchar el silencio tan ansiado…

Pido permiso a los dioses para poder entrar y salir. Y me encuentro en el caos, siniestro y gris. El caos es gris. Gris oscuro. Mi color favorito. Impregna y penetra todas las cosas, sin excepción. Una vista afilada lo descubre entre los otros (colores…) por más intensos que sean.

Está ahí. Subyace. Convive. Se impone. Los atrevidos lo emulan, los insolentes lo desafían, los mojigatos lo ignoran. Como sea, me gusta. Es como un fondo chorreante, deslucido, con sectores tanto de movimientos claros como de quietos y oscuros, que aluden a lo más profundo del océano. También hay trazos insolentes… como los típicos en Suibokuga

En algunos pliegues extraños empiezo a descubrir aquellas cosas (las inconexas…).

Aparecen como sombras fugaces que apenas se muestran.

Son situaciones congeladas; gente desaparecida; costumbres heredadas; insomnios eternos; vibraciones conocidísimas, insoportables. Manchas que no se van. Melodías incrustadas. Respuestas repetidas. Bichos inmundos, indescifrables…

Acto seguido, el silencio tan temido aparece, claro, clarísimo; enceguecedor (Ya ningún sedante funciona…); todo es a flor de nervios…

El fotograma que sigue al bombardeo instantáneo y eterno, noto que es (sin duda gracias a esos dioses…) el mecanismo salvador: Invocar y convocar…

Y todo se conecta como por arte de magia...

Cla9

16/4/10

(fragmento de un acrílico sobre tela de 100 x 70)

 

10 comentarios:

  1. Y digo yo: ¿no probó con una aspirina?

    ResponderEliminar
  2. muy lindo, yo lo interpreto como el proceso creativo,¿puede ser?.

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó,radiografía de un momento tuyo.Siga escriboteando.Pipercoz

    ResponderEliminar
  4. si adrián. probé. y naada, che.. tuve que escribir esto.. que ahora que lo leo, claro, tiene que ver con eso que dice fede... y también con el comentario de piper... absolutamente un momento, una idea, sobre un sentimiento, sobre lo creativo en arte o en la vida...

    ResponderEliminar
  5. Lo que pasa que Adrian no entiende, le dura el festejo del otro dia con los moscateros.pipercoz

    ResponderEliminar
  6. Y en ese rostro de cuello laaaaaargo vuelve a aparecer, con mucha más fuerza que en otros, esa androginia que es casi una constante en tus pinturas. Este personaje es claramente masculin en la mitad superior, pero de la nariz para abajo es femenino, o lo intenta. Si el caos es gris entonces el caos está alrededor de sus ojos, en forma de ojera intensa.
    Que loco es cuando uno empieza a escribir sin sentido y siente que al final, fuimos hilvanando algo que terminó bien cosido. O conectado.
    Guau, me mandé un parrafote.

    Skål !!

    ResponderEliminar
  7. guau... qué interpretación tan detallada y acertada del detalle... y también lo elegí sin pensar demasiado... si. es muy loco. en este caso yo diría "sinculín" :)

    ResponderEliminar
  8. ¿Me llamaban? Digo, por lo de sinculín.
    Voy sin tiempo y salgo de raje, pero todavía puedo agregar una palabreja: Precioso.
    Skal (no me acuerdo como se ponía el coso). Besos.

    ResponderEliminar
  9. "Y todo se conecta como por arte de magia...…"

    yo lo interpreto como catarsis, y creo que si hace bien...

    ResponderEliminar