29 may. 2010

AMORES QUE MATAN

“Yo te prefiero fuera de foco, inalcanzable, yo te prefiero irreversible, casi intocable”.

Mientras sonaba la radio, la vió. Como cada mañana, camino a su trabajo. Ella lo miraba fijo. Al principio él tuvo cuidado de caer en la tentación. Pero día a día, le dedicaba un segundo más. No le importaba ser descubierto por los demás. Impertérrita, segura de si, sentía que su mirada era solo para él. Típico del enamoramiento, él empezó a sufrir de distracción, y más, cuando pasaba cerca de ella. Sabía en su interior, que esta conducta podía costarle caro, que tenía mas para perder, que para ganar. Pero de a poco, le dejó de importar esta posibilidad. Era hombre de arriesgarse, y creía que el objeto de su deseo lo valía. Así pasaron un par de meses. Hasta que llegó el día fatídico. Ese día al verla, ya de lejos, la percibió distinta. Se había vestido para él, creyó. Más sugerente, más sensual. Y evidentemente sucedió lo lógico e inevitable.

La crónica periodística fue inapelable.

“Otra vez la imprudencia, cobra una nueva víctima fatal en la autopista. Si bien en un principio se especuló con la hipótesis de que el conductor se habría dormido, no habría sido esta la causa del luctuoso accidente. Un testigo, desde otro auto, asegura haberlo visto observando un cartel publicitario, al joven del BMW, instantes previos a que el mismo, perdiera el control del vehículo e impactara contra el guard-rail”.
Ella nunca supo de su admiración, ni siquiera de que perdió la vida por ella. No supo de su existencia, y menos de su fin. Nunca lo sabrá.
Esa tarde, pasó por la agencia a cobrar su cheque, por la nueva campaña de ropa interior. Sabía interiormente, que el nuevo cartel en plena autopista, con un modelo más audaz, sería todo un éxito.

El testigo del hecho, en declaraciones al canal de cable manifestó:

“Esto no ocurría, cuando estaba el letrero de la compañía de seguros”

6 comentarios:

  1. Yo tengo vista una desde el tren, cada vez que voy al centro, que me deja embobado. Una que está con un conjuntito lila, cerca de los bosque de Palermo.
    Son mortales esos carteles.

    ResponderEliminar
  2. excelente piper!! hay carteles que son fatales de verdad. yo tengo uno cuando dobla el 100 hacia cerrito que es tremendo.. decí que ya no manejo!!;-)
    será parte de la estrategia publicitaria? mmm...
    salutesssss!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Y bueno, che, murió en su ley.
    La moraleja del cuento es: si sos enamoradizo, mejor tomate un taxi. :-)

    ResponderEliminar
  4. Me acuerdo de un cartel donde Araceli se abría de patas en Lugones entrando a General Paz...

    ResponderEliminar
  5. Piper! Vos ves un problema que los demás no (los que deben verlo). Las distracciones son mortales hoy en día.
    La forma para contarlo es impecable desde el tema hasta la crónica periodística.
    Excelente.

    ResponderEliminar
  6. La Lugones esta llena... y de verdad si vas manejando y los miras hay palo inminente, peligro!
    Besos tipo querido!

    ResponderEliminar