4 ago. 2010

galería de escenas: DE IDAS Y VUELTAS

Luego de una eternidad pasmosa, estoy en camino.
En plan de descarte, veo fotos que se asoman estirando sus cuellos;
Luego se eyectan al espacio, encimándose con ruidos extraños.
Los colores se mezclan y aparecen las formas, increíblemente desordenadas.
Aún así,
empieza a funcionar el artilugio...

(Qué rara música de fondo…
… me resulta tan conocida…

y cada imagen parece encontrar su lugar.

claro… es la que viaja por mis venas hacia los lúcidos valles de neptuno…)

Pude mancharme de pintura y me encontré, recuperando la fuerza que creía perdida.

(No me cuentes de esas muertes, sólo lograrás que vivan en mí cada minuto)

Y las puestas en escena una y otra vez… como eternos ocasos.

(No me digas de esos lugares, no voy a poder irme)

Por más humo que emitan, por más disfraces que usen, las veo más nítidas que nunca, que siempre, que entonces

(Ese brillo, esa sombra.
Aquella voz.)

Esa mirada. Ese placer. Ese pesar.
Escenografías envolventes, mutantes, recurrentes (típicas distorsiones de ciertos estados mentales).
Aún así,
sigo rondando por las mismas coordenadas, intentando renovarlas con una mirada nueva, con éxito parcial,

(El mapa es siempre el mismo)

apelando a la magia en una carcajada conjunta, y soportando los tiempos del verbo.

(Realmente no hay escapatoria)
Hay preguntas que se hamacan en verdes chorreantes.
Las respuestas caen con salpicaduras amarillas.
Movimientos eventuales o carreras frenéticas… lo mismo da. Todo me lleva al mismo y conocido agujero negro.

(Cómo es que el ocupar un lugar en este plano resulta tan relevante?)

Pasó una eternidad y, en realidad, nunca me fui.
Cla9

No hay comentarios:

Publicar un comentario