17 jul. 2011

DE SANGRE Y NIEBLA

 

Rojo.

Destellante rojo inundó mi talón, aullando piedad.

Cada flash era una estocada impía, innecesaria.

(Los ámbitos anteriores se regocijaban en el recuerdo cuerdo)

El presente agonizaba. El futuro yacía muerto.

Miradas y seres esquivos insistían en estar.

(¿Cómo es que el ocupar un lugar en este plano resulta tan relevante?)

Hablan como si supieran. Culpan con sólo mirar.

¿Acaso no es la muerte vivir en este agujero,

Calado por silencios, mentiras y soledad?

Doce cuchillos flotaban en mis entrañas huecas.

Doce.

Deseosos de respirar.

Fue tan simple liberarlos…

Fue tan liberador ver sus filos actuar…

No responderé preguntas tan bizarras.

(La sangre y sus mil bocas no pararán de hablar)

Así y todo, mi luz ámbar quiere atravesar la niebla.

(Tal vez, quizás, del otro lado, me puedas amar…)

DSCN86272114

Cla9

16.7.11

2 comentarios: