15 jul. 2011

Tomando mate en Concordia

Hay quien asocia viajar traer fotos y obsequios de Free shop, los alfajores zonales, artesanías u otra cosa, personalmente, me ha pasado, en mi vida que raramente el andar por ahi me haya acercado a los comercios, más bien todo lo contrario, de mis viaje terminé trayendo amigos, recuerdos anécdotas y costumbres.
   
El número 13 fue sagrado para los mayas, por las fases lunares anuales, su calendario tenia 13 meses. Para los gringos es de mal agüero el viernes y para nosotros, los locales el martes 13, una combinación con mala prensa si las hay, los griegos, el Cábala, los cristianos, todos le pusieron mala onda a la fecha, y al menos una vez al año se da.

El Cosaco, allá en Concordia, tenía una costumbre para esos días, estrenaba mate.
Agarraba un porongo sin uso, con el cuchillo verijero le tallaba un trece, lo curaba y arrancaba el día con ese mate y lo usaba hasta el próximo martes 13, en el que se sucedía nuevamente la ceremonia.

No conocí a nadie con esa costumbre, vaya uno a saber de donde salió, traté de rastrear en libros en Internet, nada... el único tipo del que supe que hiciera ese conjuro fue el cosaco, andaba a caballo a pesar de tener más años que el mismo río, su rostro, parecía surcado por los mismísimos accidentes fluviales que el mapa de esa Mesopotamia,  tan alejada de Abakan.

Nuestra charla fue tan breve como el tiempo que me llevó tomar un par de mates de ese recipiente, curado con vodka y azúcar por dentro y contra el mal augurio con el número en cuestión por fuera. No era ni martes ni viernes y si era 5 de un julio más húmedo que frío en Entre Ríos.

La próxima vez que te convide un mate, ya sabés por qué tiene grabado un número.



1 comentario:

  1. Lindo conjuro contra la mala suerte. Yo no tengo ninguno, no porque resulte indiferente, sino porque no se en que día vivo, y generalmente se me pasa el martes 13 o el viernes 13 sin darme cuenta. Lindo lo suyo.

    ResponderEliminar