14 may. 2012

SOY HISTORIA


Voy a contarte una historia. Una historia de suciedad y retazos. Producto de una mente barroca y desvergonzadamente demente.
Una historia de fragilidad y desvelo. Y de postres escondidos.
Siempre creí que la muerte era descanso. Silencio. Negrura eterna.
Y me sorprende con blancos en motto perpetuo, verdes en desorden, rojos en presencia constante, provocando distracciones rotundas, definitivas.
Es como una mácula de hielo se que balancea en un suspiro. Durando lo que dura un estertor de placer en reversa.
Fragilidad enferma de estornudos violentos y quiebres dolorosos.
Saltos contra el vidrio roto de la única ventana.
Resumen de una nada sin vacío, llena de preguntas y dolores.
Todo musicalizado con un piano desertor. Mentiroso en sus notas fugaces, ilusionador de eternidades.
Es una historia con tanta historia que resulta abrumadora.
Así que no. No te la cuento.
Mejor me voy, con las manos llenas de pinturas y huecos llenos de cenizas.
Y te regalo mis notas, repletas de puntos suspensivos.
pnofire

Cla9
30.4.12

4 comentarios:

  1. Lo primero que vi fue un ataúd en llamas, después miré bien y vi un piano. Aunque tal vez fuera nomás un ataúd.

    ResponderEliminar
  2. Magníficas descripciones, que te ayudan a volar.
    Muy bueno, Claudia.
    Saludos.

    ResponderEliminar